23 nov. 2010

¿Qué fuerza es la que nos empuja más allá de la comodidad que nos es familiar y nos hace enfrentar desafíos, aun sabiendo que la gloria del mundo es transitoria?
Creo que ese impulso se llama búsqueda del sentido de la vida. Por muchos años traté de hallar en libros, en el arte, en la ciencia, en los fáciles o peligrosos caminos que recorrí, una respuesta definitiva a esa pregunta.
Encontré muchas. Hoy estoy convencido de que tal respuesta jamás nos será confiada en esta experiencia aunque, en el final, en el momento en que estemos otra vez frente al Creador, comprenderemos cada oportunidad que nos fue ofrecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario